July 5, 2020

AMERICA BONITA

El mejor lugar

“Clue” podría contar con la dirección de James Bobin

 

El pasado mes de septiembre supimos que Jason Bateman (Ozark) negociaba dirigir y co-protagonizar junto a Ryan Reynolds (Deadpool 2) el remake de “Clue”. Según informa ahora The Hollywood Reporter, Bateman se ha visto obligado a rechazar el proyecto debido a un conflicto de fechas con la mencionada serie de Netflix.

Su sustituto parece que será James Bobin, director de películas como “Los Muppets” (2011) o “Alicia a través del espejo” (2016) que, según el medio, ya negocia hacerse cargo de la adaptación a la gran pantalla del clásico juego de mesa. Su ultimo trabajo llegó en 2019 con “Dora y la ciudad perdida”, película que terminó superando los 115 millones de dólares a nivel mundial, cosechando además buenas críticas.

Reynolds protagonizará y producirá esta película junto con Allspark Pictures, división cinematográfica de Hasbro. Rhett Reese y Paul Wernick, guionistas de “Deadpool”, han escrito el guion de esta historia que, según declararon anteriormente, podría acabar recibiendo la calificación R.

El papel de Reynolds en “Clue” llega como parte de su acuerdo firmado con Fox mediante el cual queda vinculado al estudio durante tres años. Reynolds ha protagonizado hasta siete películas para Fox desde 2013 y está listo para hacer lo propio en “Free Guy”, comedia dirigida por Shawn Levy que llegará a los cines el próximo 3 de julio de 2020.

En 1985 ya hubo una versión cinematográfica del popular juego bajo la dirección de Jonathan Lynn. Respecto a la historia, será una cinta de acción donde se tratará de resolver un misterioso asesinato, al igual que ocurre en el juego, uno de los pocos que ha superado el billón de dólares en ventas en más de 50 países de todo el mundo.

“Clue” es un juego de mesa de misterio de asesinato originalmente publicado por Waddington Games, UK, en 1948. Fue desarrollado por Anthony Pratt, un empleado de un abogado de Birmingham, Inglaterra. El juego está ambientado en una mansión de campo inglesa con el tablero dividido en diferentes habitaciones. Cada jugador representa un personaje que es un invitado en dicha casa cuyo dueño, el Sr. Cadavery, ha sido asesinado. Los jugadores tienen el papel de sospechosos y deben resolver el asesinato.