agosto 2, 2021

PANAMA BONITA

Pritti

Intel lanza Cooper Lake: 3ª generación de Xeon escalable para servidores 4P/8P

 
La transición a los 10 nm se le ha hecho muy cuesta arriba a Intel, y eso ha afectado también a la tercera generación de procesadores Xeon escalables. Inicialmente la compañía iba a ofrecer a sus principales clientes los procesadores Cooper Lake como parte de la segunda generación, pero los últimos retrasos han hecho que se conviertan en parte de la tercera generación Xeon escalable. Vuelve a sacar a pasear el proceso de 14 nm para una generación más antes de pasar a los Xeon de tipo Ice Lake, que estarán incluidos también en la tercera generación.
Los Cooper Lake están orientados a sistemas con cuatro a ocho procesadores, usando un nuevo zócalo LGA 4189-5 con acceso a PCIe 3.0, mientras los Ice Lake a 10 nm serán para sistemas con uno o dos procesadores con PCIe 4.0 y otro zócalo más, el LGA 4189-4 compatible hacia atrás con los Cooper Lake. Después de estos, en 2021 llegará nueva generación con los Sapphire. Pero de momento, entre los Cooper Lake y los Cascade Lake no hay demasiadas diferencias, aunque las haya.
La principal es que pueden usar las instrucciones para el formato bfloat16, usado principalmente para inteligencia artificial ya que es un formato de 16 bits metido en los habituales de 32 bits con el que en la práctica se duplica la potencia de cómputo. A cambio se pierde precisión, pero en los cálculos de inteligencia artificial no es necesaria una gran precisión en los cálculos. bfloat16 se basa en las instrucciones AVX-512 implementadas por Intel principalmente en sus Xeon, y es por lo que todavía siguen teniendo una cuota de mercado importante entre las empresas. En servidores la potencia general no es tan importante como la potencia en tareas específicas, o los EPYC de AMD habrían acaparado todo el mercado.
La segunda diferencia es que Intel ha duplicado el ancho de banda de la interconexión en las placas base entre zócalo, que no es trivial. La tercera es que ahora son compatibles con memoria DDR4-3200 si se usa un módulo por canal, o de DDR4-2933 si se usa dos módulos por cada canal del sistema —la memoria puede funcionar en seis canales en doce bancos de memoria—. Estos procesadores pueden mover hasta 1.125 TB de RAM en lugar de 1 TB. La última diferencia es que son compatibles con la nueva generación de memoria persistente Optane de serie 200.
Los Cooper Lake tienen acceso al chipset C620, que aporta veinte canales PCIe 3.0 adicionales a los 48 que ya tienen los Xeon de por sí, más una sana cantidad de conexiones SATA y USB 3.0.
Debido a su especial característica de implementar bfloat16 —promovida por Intel y disponible en sus unidades de procesamiento tensorial (TPU)—, Intel lo emplaza para sus socios dedicados a la inteligencia artificial. Siempre recordando que los Cooper Lake son para sistemas de cuatro a ocho procesadores, son procesadores para servidores de alto coste, como bien demuestra los precios de los modelos anunciados por Intel.
Fuente: anandtech